¿Conviene Comprar a Plazos?

Cuando comienzan las ventas todos buscan nuevas compras o cosas que ahora necesitan. Y cuando no alcanza para comprarlo, pero se necesita comprar muchos caemos en la trampa de comprar a plazos.

Un ejemplo típico: tu producto favorito cuesta $4,000 pero como solo tienes $3,000 contigo decides comprarlo a plazos. Vas a pagar $150 cada quincena por 24 meses. ¿Suena barato no?

Calculemos el gasto: Si pagas $150 cada quincena, son $300 cada mes. $300 cada mes por dos años (24 meses) son $7,200 que terminas pagando. El DOBLE de lo que hubieras pagado. Ya no esta tan barato como parece…

Muchos compran a plazos sin darse cuenta que terminan pagando mucho más por algo que no lo vale. Es de las peores decisiones que pueden tomar con su dinero. Comprar a plazos es lo mismo que ofrecer a una tienda pagarle el doble por su producto y estar endeudado con ella. Todo por un producto que aunque parezca necesidad hoy, no valdrá mucho cuando se termine de pagar.

Además de eso, es cargar con el peso de tener que estar haciendo pagos a esa tienda por un par de años sin importar que pase. Las tiendas ponen sus plazos a meses y hasta suena más corto que años de pagos, pero la realidad es otra. Comprar a plazos es vivir fuera de tus posibilidades y dejar que otros abusen de ti. 

 

Otra Alternativa

Si quieres comprar algo y no tienes el dinero hoy, te conviene ahorrar primero y luego comprar. En vez de estar pagándole a una tienda por dos años, ahorra para pagar al contado. Terminarás con algo más nuevo, y sin pagos innecesarios en tu futuro. 

Para los que dicen que nunca pueden ahorrar: si tienen la fuerza para comprometerse a pagar productos a precio doble por años, tienen suficiente fuerza para ahorrar. Ahorrar es menos complicado y más barato. 

También, en vez de buscar comprar el último modelo, igual y algún amigo o amiga esta vendiendo una versión anterior. Comprar usado siempre es más barato, y muchas veces lo que compras parece nuevo. 

Si tienes algo en mente que quieres comprar y hoy no tienes el dinero, divide su costo por un número de meses. Igual y para ese producto de $4,000 solo necesitas ahorrar $1,000 por cuatro meses. Crear un esquema para ahorrar lo necesario siempre resultará mejor que deudas innecesarias.