El Mejor Método Para Pagar Las Deudas

Tener deudas es como arrastrar una piedra atada a tu cuello. Nadie lo disfruta. Por eso, lo mejor que puedes hacer cuando tienes una deuda es pagarla. Si buscas otra manera de quitarla o esconderla, la piedra se vuelve más grande y la tarea más difícil. 

Solo Imagínate lo opuesto: ninguna deuda y todo lo que ganas se queda contigo. ¿Se antoja no? Para que llegues a ese punto, tienes que atacar el problema de tus deudas a fondo. Al menos que sea para una hipoteca, nadie se mete en deuda por una decisión financiera inteligente. Caemos en deuda por nuestro comportamiento. Porque queremos algo ahorita, en vez de esperarnos a comprarlo de contado. Porque no ahorramos y tenemos un accidente que nos fuerza a pedir un préstamo. 

Primer Paso: Entiende la causa de tus deudas

Las deudas suceden por nuestro comportamiento. Si tú tienes deudas por usar tarjetas de crédito y no pagarlas, saca las tijeras, corta tus tarjetas, y no vuelvas a pedir otra. Es más fácil cambiar quitando la tentación que dejándola al alcance de tus manos. 

Si compraste un carro porque tu vecino también cambio de carro, admite el error y busca controlar ese hábito. Cualquiera que sea la causa, lo importante es entenderla y buscar la manera de quitarla de tu vida para que no te vuelva a suceder. 

Segundo Paso: Haz una lista de todas tus deudas

Ahora que tienes identificada la causa de tus deudas es tiempo de ver que tan endeudada o endeudado estas. 

Haz una lista de cada deuda que tienes. Esto incluye dinero que familiares prestaron, pagos a plazos, préstamos personales, crédito automotriz, y cualquier otra deuda que tengas sin importar su tamaño. 

Tercer Paso: Organiza tus deudas de más pequeña a más grande 

Ahora que tienes la lista de tus deudas, organízalas de más pequeña a más grande por orden de saldo pendiente (lo que te queda por pagar). 

Por ejemplo, si tienes una deuda de $500 de un celular que compraste, y una de $100 por una cuenta que no pagaste, la deuda de $100 estaría primero en la lista seguida por la de $500.

Cuarto Paso: Paga el pago mínimo en todas tus deudas, y ataca la primera en tu lista

Ya que tu lista está organizada de más pequeña a más grande, vas a enfocarte en pagar la primera deuda en tu lista. Si tus deudas tienen pagos mínimos que debes de realizar cada plazo, vas a continuar esos pagos. Pero todo tu dinero sobrante (ya que estas con un presupuesto y gastando lo menos posible) se irá a saldar tu deuda más pequeña. 

La meta de esta estrategia es tener esa victoria pequeña que te ayuda a seguir adelante. Una vez que hayas saldado esa primera deuda, veras que tan eficaz es esta estrategia.

Quinto Paso: Utiliza el dinero que se iba a la primera deuda para atacar la segunda deuda

Aquí es cuando el poder de esta estrategia se empieza a notar. Una vez que hayas terminado de pagar la primera deuda, utiliza los pagos mínimos de esa deuda en tu siguiente deuda. 

Si tu deuda de $100 tenía pagos mínimos de $10 mensuales, y tu deuda de $500 tiene pagos de $5 mensuales, ahora vas a pagar como mínimo $15 mensuales en tu deuda de $500. Ya que te liberaste de la primera deuda, ese pago mínimo se aplica a la siguiente deuda para crear una cascada potente. 

Al saldar deudas en este orden, la velocidad en la que puedes pagar tus deudas aumenta rápidamente. Cada vez atacas la deuda con más potencia para que cuando llegues a tus deudas más grandes, ya tengas un arma capaz de acabar con una deuda grande. 

Último Paso: Acaba con tus deudas

Ya empezaste este camino y tienes la fuerza para acabar con tus deudas. Si sigues esta estrategia pronto estarás libre de cualquier deuda. Tu dinero será tuyo. 

Puede ser que tengas una gran cantidad de deudas y te tomes un par de años en pagar. Encuentra a una persona de confianza que te pueda dar apoyo emocional en este tiempo. Es pesado cargar con tanta deuda y usar toda tu energía para liberarte de ella, pero vale la pena. 

 

Último detalle: unos dicen que esta estrategia no hace sentido matemáticamente, que porque se debería pagar la deuda con mayor interés primero. La realidad es que, aunque eso hace sentido matemáticamente, nadie está en deuda por decisiones matemáticas. Si uno utiliza las matemáticas para cada decisión, no estaría en deuda. Uno está en deuda por comportamiento y la mejor manera de salir de deudas es teniendo victorias pequeñas al principio para crear un hábito que ayude a atacar deudas grandes.